La importancia de la identidad corporativa

La realidad, tan triste como cierta, es que el diseño gráfico es el primo pobre de la publicidad, simplemente por la ignorancia social que existe sobre esta disciplina. Todo el mundo sabe lo que es un anuncio, estamos rodeados por ellos, pero ¿imagen de marca? ¿identidad corporativa? Aunque cada vez menos, son conceptos que se desconocen aunque también estén presentes en todo nuestro alrededor. Es por ello que nos lanzamos a informar un poco más sobre este desconocido mundo; a aportar nuestro granito de arena para exponer la importancia que tiene la identidad corporativa en la sociedad de hoy en día.

Empecemos hablando del concepto como tal: identidad corporativa. Está formado por dos palabras: La primera — identidad —, se define como un conjunto de rasgos propios o de características que, valga la redundancia, caracterizan a un individuo o una colectividad frente a los demás y/o permiten diferenciar a una persona o cosa de otras en un conjunto. La segunda — corporativa — asigna la primera a una corporación, es decir, un organismo constituido por un conjunto de personas con el fin de conseguir un enriquecimiento común.

En resumen, y dejándonos de rollos pesados y definiciones exactas, se trata de aquello que personaliza y hace diferente a una empresa, institución, sociedad, firma, negocio, industria, comercio… o incluso a una persona en su ámbito profesional. Aquello que hace que se sepa que es ESA y no otra.

Lógicamente, este es uno de los principales objetivos de cualquier corporación, ya que hay una amenaza principal que a todos nos llega con letras mayúsculas: COMPETENCIA. Así que, se puede decir con firmeza que la principal herramienta de defensa contra tal enemigo no es más que la diferenciación.

¿Cómo se logra este componente mágico?

Pues precisamente no con magia, si no con la base de nuestro trabajo: el proceso. La ardua tarea de generar una personalidad única para una corporación se lleva a cabo definiendo y diseñando confianza, estudiando y observando necesidades, analizando objetivos, situaciones, mercados. Descomponiendo significados y comportamientos. Y, sobre todo, entendiendo. Entendiendo a la corporación. Entendiendo a su público. Entendiendo a la sociedad. Las grandes marcas suelen tener grandes y complejas audiencias y eso conlleva trabajar constantemente la conexión, construir resultados útiles e interesantes que satisfagan las necesidades de esos grandes públicos. La identidad corporativa o marca debe ser el puente entre estas dos posiciones: corporación/marca <> audiencia/público. Un puente de soluciones que la única función que tienen es hacer que todo encaje. Es por ello  que el proceso es una parte vital del trabajo.
Otro punto vital para conseguirlo es que la corporación muestre una mente abierta a la innovación. No nos engañemos, si hablamos de diferenciarnos y de que se nos reconozca por ser diferentes y únicos, no podemos estancarnos en una idea o cerrar puertas a propuestas novedosas. Los que llevamos la etiqueta de ‘creativos’ como profesión, siempre vamos a apostar por la innovación para obtener resultados y, cuando se trata de imagen corporativa, no va a ser de otra forma.

¿Qué configura la identidad corporativa?

Es importante entender que la identidad corporativa no trata sólo del logotipo, la identidad es la imagen, las sensaciones, las emociones, la filosofía y los valores que la corporación transmite al exterior y, por extensión, la representación de todo ese conjunto de elementos. Ésta abarca tanto aspectos tangibles a los que podríamos denominar ‘gráficos’, tales como el logotipo, los elementos de comunicación, la tipografía, los colores, la papelería, la publicidad… como aspectos intangibles como la filosofía, su misión, sus valores, sus métodos y sus procesos. Estos aspectos, en su conjunto, deben crear una imagen atractiva, moderna y atrayente para desembocar en un resultado destacable entre la multitud.

Nuestro principal reto reside en plasmar todos estos aspectos en elementos que conforman su denominación — naming —, su representación gráfica o visual — logotipo — la relación entre ellos a través del diseño corporativo — objetos coherentes que se configuran con formas y colores concretos para ser percibidos de una determinada manera por el público —.

Es importante llevar todas acciones las acciones hacia la misma dirección

En un entorno tan competitivo, la visibilidad es un factor clave para que las empresas sean elegidas por los clientes potenciales. Es importante que la identidad corporativa lleve la imagen, las campañas de marketing o el desarrollo de la página web hacia una misma dirección. Ser visible no es solamente destacar frente a su competencia, sino comunicar quién eres, qué haces, cómo lo haces y para quién lo haces. Podríamos explicar mucho más sobre la identidad corporativa, un concepto que se centra en la percepción que proyecta la empresa y que actualmente es más conocido por el término inglés ‘branding’, pero eso será más adelante.

Por ahora dejamos todo lo explicado a modo de reflexión, concluyendo con la siguiente pregunta:

¿Es importante para ti cómo el público percibe tu negocio?